Cueva Taina

Santo Domingo, Dominican Republic

Esta cueva puede ser buceada en cualquier configuración. Los ayudantes pueden llevar los equipos hasta abajo por un pago y los vehículos están seguros dentro de la propiedad.

 

Profundidad máxima 43 metros.

Esta cueva es buceable en cualquier configuración. El acceso es muy fácil. Los carros están seguros cuando son estacionados dentro de la propiedad, y los ayudantes pueden cargar sus tanques hasta abajo por un pago. Su profundidad máxima es  43 metros y la longitud es de 1, 100 metros. Esta cueva está cerca del Aeropuerto Internacional de Las Américas, en Santo Domingo. Se necesitará instrucciones para llegar, pero no es muy difícil de encontrar. La cueva está localizada en una propiedad privada y se debe realizar un pago para poder acceder a bucear. La entrada es un sumidero de gran tamaño con una escalera en espiral de metal que llega justo hasta el borde del agua. Hay dos lados diferentes en esta cueva, el lado derecho va a través de un gran túnel y desciende por un colapso hasta la linea principal, allí hay una sala enorme y decorada, también hay una haloclina muy pronunciada y las paredes son muy blancas. Más adelante la línea principal desciende a través de una restricción hasta 43 metros, el punto más profundo de la cueva, antes de terminar. El lado izquierdo de la entrada de la cueva es muy diferente y altamente decorado con estalactitas y columnas de un color blanco cristal por todas partes. Luego de nadar por la línea principal por algún tiempo nos encontramos con un salto a la derecha que nos lleva a un túnel aplanado, bajo pero ancho, súper decorado en algunos lugares. Siguiendo derecho por la línea principal nos lleva a lo que alguna ves fue una salida que fue tapada por el dueño de la tierra y ya no se puede salir por aquí.

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS

DRSS / Cueva Taina

DRSS / Cueva Taina

Photo: ©2014 Laurent Benoit for DRSS